RSS

Los nombres del pan dulce en México

11 ago

México es un país panadero, tanto para producirlo como para degustarlo. No hay desayuno ni merienda sin una pieza de pan dulce de la panadería más cercana o…no importa si queda lejos, la familia entera acude al tan querido “Vamos por el pan”, aunque

Según diferentes investigadores la variedad de panes fluctúa entre 1,200 y 2,400  incluso en una misma panadería pueden encontrarse hasta 40 ó 50 masas diferentes, desde la infaltable masa salada del pan blanco hasta la más elaborada como la del mil hojas.

Indudablemente el origen de los nombres del pan dulce se pierde en el tiempo, cada panadero personaliza sus creaciones con su facilidad para imaginar figuras ahí dónde sólo él las ve. Propensos como somos los mexicanos a la travesura, con picardía, cuando no albureando, bautizan las pequeñas esculturas comestibles con nombres que remiten las formas originales o son producto de la irresistible imaginación de los ayudantes

Nalgas de bebé (porque tiene una rayita en medio) revolcadas, calzones, tetas de monja, pechugas, mamones, suspiros, enredos, delicias, panochas, pañalitos (pueden ser dulces o de jamón con queso), ojos de mula, de Pancha, de buey, de toro o de mamón; cabeza de negro, chorreadas, hojaldras, campechanas, novias, chichis, pellizcadas, peditos de monja, trocantes (obvia derivación de crocante), cañones, chimisclanes, capitulados, colorados, coricos, corbatas, rosquitas, cuernos, puchas, pelucas, hebillas, leños, manitas, virgencitas, monjitas, regañadas, canillas, corbatas, volcanes, bonetes, tutis, cuellos, zaramullos, granadas, almendras, grageados, tacos, pelonas, turcos, guayabas, quequitos, cortadillos, acambaritas, besos, lenguas, bolas, libros, nudos, cubiletes, barquillos, conos, violines, encimadas, cemas (¿o semas?), espejos, flautas, abanicos, rollos, roles, terrones, banderillas o flautas, peines, rosquetes, molletes, aviones, juncos, batidas, bigotes, neblinas, rebanadas, yoyos, almohadas, Merceditas, María Luisas, Virginias, Lupes, Magdalenas, Adelaidas, elotitos, Vienas, mantequilladas, pañuelos, batidas, huracanes, nopales, coronas, tornillos de coco, ochos, grejas, tejas, chilindrinas, marinas, costras, calabazas, engranes, medias noches, niño envuelto, panqués, torzadas, piojosas, baguets, polvorones, cuajos, palmeras, dobladas, huesos, suspiros, bocados, estrellitas, esponjitas, banderitas, calcetines, nenas, camelias, rejas, ilusiones, yemitas, nubes, colchones, buñuelos, hojaldras, libros, limas, bísquets, polcas,  tostadas, tutis, Garibaldis, piedras y rocas de manteca, cocoles de anís o de miel, cocotazos, rascabuches, pambazo, peinetas, budín (de pan) ollitas, cazuelas, soles, rieles, hebillas, pastelines, pays, tartaletas (o tarteleta, como le dicen en Puebla) y rehiletes.

La nobleza está presente en la panadería mexicana con los condes, reinas, duques y marquesotes quienes conviven en armónica cercanía con muñecas, chamucos,  tostados, borrachos o envinados, muertos, enamorados, pachucos, calvos, payasos, viejitas, napolitanos, gendarmes, gachupines, franceses, chinos y tapados.

De inspiración zoomorfa tenemos cocodrilos, tecolotes, puerquitos, chivos, perros, gatos, ratones, monos, mulas, palomas, gallinas, pollitos, tecolotes, burros y burras, borregos, tortugas, zorrillos, conejos, cisnes, gallinas, camarones, calamares ¿o serán alamares?, caracoles, patas de elefante y de mula, incluso caracoles, alacranes y pulgas.

Tenemos el pan herido (por el corte que le hacen al bolillo), el pan de parida (que ayuda a restablecer después del parto), el de hule (porque brilla), el torcido, el de jeringa (churros y chinos), pan tallado, (s)cemas de vapor y de granillo.

La telera se llama así porque tiene tres hileras, fruta de horno (Sultepec, Estado de México), pan de pulque, quesadillas de miel, coyotas de Sonora, pan de nata, pan de feria, golletes, sequitos (no séquitos), pan repulgado (con bordes como los de las cazuelas de barro), galletas de Nescafé, palos de pasas (Pan Segura), canasta de masa muerta, empanadas de todo lo que a uno de se pueda ocurrir, gorditas de maíz de Tula (Hidalgo, no la tía…) gorditas amasadas con arena de hormiguero, o las gorditas de polvo (Jalisco), quesadillas de miel de piloncillo, de Santa Ana Maya (Michoacán),  las rayadas (Parral), pan de yema o cazuela (Tlacolula, Oaxaca), pan de yuca (Yucatán), pan de vaqueta (Tlapehuala, Guerrero), pan de plátano (Tabasco) y el esperado pan de muerto, con sus más de 900 variedades desde Tijuana hasta Chetumal. En todos los estados mexicanos pervive la tradición de celebrar a nuestros muertos con deliciosas piezas decoradas con azúcar (glass o pintada de rosa o rojo), ajonjolí, granillo o pastillaje. Vaya…incluso han tenido suficiente creatividad para hornear una “rodilla de Cristo”, pero las campeonas… ¡son las conchas, blancas o de chocolate!

 

 

 

* Articulo enviado por la escritora Andrea Balanzario, desde México. Fotos tomadas en Pan Milan.

Gracias Andrea por tu colaboración!

About these ads
 
3 Comentários

Publicado por em quinta-feira, 11 agosto, 2011 em menu

 

3 Respostas para “Los nombres del pan dulce en México

  1. Andrea Balanzario

    quarta-feira, 17 agosto, 2011 at 14:01

    Padrísimo !!!

     
  2. Jorge Castell

    quarta-feira, 27 junho, 2012 at 1:17

    Casi muero leyendo esto, pero se nota que hubo una extensa recopilación de información, felicidades

     
  3. jake

    quarta-feira, 15 janeiro, 2014 at 23:08

    m sirvio de muxo para mi tarea grcias

     

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

 
Seguir

Obtenha todo post novo entregue na sua caixa de entrada.

%d blogueiros gostam disto: